More Than Words

La lectura de un excelente texto de Bob Proctor me ha llevado a reflexionar sobre un importante asunto: la calidad energética humana.

Así, el reputado autor estadounidense nos sugiere que en nuestras relaciones prestemos más atención a las sensaciones energéticas que nos produce la persona en cuestión, que a su expresión verbal.

Ello comporta un significativo desarrollo de nuestra intuición, por lo común silenciada, sino desdeñada, por la mayoría de nosotros.

Hemos aprendido a relacionarnos casi exclusivamente mediante palabras. Apenas si damos importancia al lenguaje gestual; no digamos ya a la percepción intuitiva.

Pondré un ejemplo. En mi trayectoria formativa he conocido a supuestos maestros que se llenaban la boca hablando sobre espiritualidad y amor y que, por contra, emitían una vibración energética que contradecía severamente su discurso (egocentrismo, vanidad, arrogancia, inseguridad, e incluso propensión a la violencia).

Si somos capaces de “desperezar” nuestra intuición, de concederle su debido espacio emocional, seremos mucho menos sensibles a la manipulación y zalamería ajena.

Cabe subrayar por último que la mera presencia de determinados individuos que vibran en una frecuencia altamente negativa puede llegar a ocasionarnos malestares físicos de diversa índole (en mi caso particular, fuertes dolores de estómago).

No debemos obviar tales signos, los cuales nos muestran a las claras el camino a seguir.

8 comentarios to “More Than Words”

  1. Irene Says:

    Buenas Jordi,

    Qué gran verdad que se aprende, a mi entender, con la observación. Cuando una persona se acerca, según lo que te trasmita, sin hablar, ya tienes la respuesta de como es, no se suele uno equivocar a no ser que no quiera aceptar lo que está sintiendo.

    Una persona negativa alrededor, crea unas nubes horrorosas que solo provocan mal estar.

    Un gran, pero GRAN ABRAZO,

    Irene

  2. Irene Says:

    malestar junto morena, junto jajajjaa

  3. Gracias por tu fidelidad para con este espacio, hermana. Y un inmenso abrazo dominical.

  4. “En mi trayectoria formativa he conocido a supuestos maestros que se llenaban la boca hablando sobre espiritualidad y amor y que, por contra, emitían una vibración energética que contradecía severamente su discurso (egocentrismo, vanidad, arrogancia, inseguridad, e incluso propensión a la violencia). ”

    Esto me recuerda a mí en ocasiones, Jordi.
    Hay veces que siento amor por las cosas, por el mundo y entonces hago mi pensamiento extensivo a la gente cuando surge la ocasión. Sin embargo, en muchas otras ocasiones siento rabia y dolor y malestar y enfado…y entonces siento que me estoy contradiciendo y que mis emociones anteriores se vienen abajo.

    Es cierto eso que hablas de la sensación energética. Hay personas a las que conozco directa e íntimamente que hablan de la concordia y sin embargo son crispantes en sus declaraciones cotidianas. No concuerdan sus pensamientos con lo que hablan y buscan el mínimo detalle para despotricar contra lo que sea.
    Sin embargo, esas personas que conozco tienen muchos amigos. Es curioso…

    Gracias por ilustrarnos con asuntos tan poco usuales.
    Víctor.

  5. Hola, Bee Gee.

    Por descontado que todos, yo el primero, tenemos toxicidades emocionales por sanar. Unos más, otros menos, “deambulamos” por un territorio emocional dual y divisorio (“el mundo y yo”) que nos lleva, en ocasiones incluso en cortos espacios de tiempo, a manifestar conductas, sentires y pareceres antitéticos; a odiar lo anteriormente amado y viceversa.

    El manido y desnaturalizado término “iluminación” describe un estadio en el que el individuo ha sido capaz de trascender dicha dualidad, dejando de identificarse con un contenido mental-emocional alienante.

    En mi caso, lo anteriormente expresado es meramente apriorístico: si bien dispongo de un cierto conocimiento teórico, estoy a trillones de billones de años luz de haber interiorizado el mismo.

    Víctor, cierto es que apenas si he tratado contigo personalmente. Mas a tenor de la comunicación escrita que hemos mantenido, me atrevo a afirmar (ruego disculpes mi presunción) que tú tienes poco que ver con determinados “maestros” que pasan buena parte de sus cursos alimentando su ego, criticando a todos los profesionales del sector en el que ellos trabajan (con la salvedad de los amiguetes y discipulos aventajados de turno) y, por poner un ejemplo, cobrando al personal la nada desdeñable cifra de 3.000 euros del ala a cambio de una formación en el mejor de los casos mediocre.

    (Mis palabras desprenden un considerable grado de acritud hacia esos individuos. Soy plenamente consciente de ello. Mas no voy a pedir disculpas por ello: me toca la moral -por no decir otra cosa- tanto ego altamente remunerado, tan poca vergüenza y tanto aprovechamiento impune.

    Un abrazo bien majo.

  6. Irene Says:

    Un antiguo Indio dijo a su nieto: “Hijo mio, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno es MALVADO. Es la ira, la envidia, la inferioridad, el resentimiento, las mentiras y el ego. El otro es BENEVOLO. Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, la empatía, la verdad” El niño pensó un poco y preguntó:” Abuelo,¿que lobo gana?” … El anciano respondió: EL QUE ALIMENTAS!!!..

    Un abrazo, chicos (:

  7. VíctorVíctor Says:

    Gracias, Jordi.
    No iba mi comentario encaminado a tacharme yo de “maestro”. Ni se me ocurriría, vamos que hasta plantear la posiblidad me produce malestar. Iba más bien dirigida a expresar un sentir similar al que describes de los maestros, donde por un lado hablan de amor y por otro lado no lo representan. Es ahí donde quizás más me siento identificado, pero claro, también es posible que se deba a un exceso de autocrítica. ¡Vete tú a saber!

    Irene, me has recordado al libro de “El lobo estepario”, el cual estoy leyendo en estos días.
    Lobos tenemos todos…y a veces salen a cazar.

    Un abrazo y medio para los dos. Tocáis a un abrazo 0’75 de abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: