En pos de una Democracia Real

Madrid en primera instancia. Luego Barcelona, Valencia, Sevilla, Santiago de Compostela, Oviedo… Todo el país. Por si ello fuese poco, a lo largo y ancho de la geografía mundial proliferan las muestras de apoyo. Maravilloso. Verlo para creerlo. Jóvenes y no tan jóvenes se han echado pacifícamente a la calle para decir ¡BASTA! Basta a un sistema que, valga la redundancia, premia sistemáticamente la codicia y la ausencia total de escrúpulos; un sistema que reduce al ser humano a la condición de mero baremo, a (nunca mejor expresado) simple moneda de cambio. Basta a la impunidad especulativa financiera, a la usura bancaria y al servilismo de los políticos para con los intereses de quiénes les pagan la fiesta electoral. Punto y final a una oligarquía en la que 200 personas acaparan el 40 % del capital mundial (sí, habéis leído bien).

Los gacetilleros de cámara de la derecha más rancia y recalcitrante española (esa que viste con ropajes –digamos- democráticos su inveterada idiosincrasia fascista) se han apresurado a deslegitimar (e insultar) a esos “perroflautas, izquierdosos y listillos aprovechados” (diario La razón) que ejemplifican la tasa de paro juvenil interna del 40% . No pretendo juzgarlos. Quién c… soy yo para juzgar a un hermano. Bastante tienen ellos con su pánico atroz a que se les acabe el momio y con su nefasto karma. Tan sólo pretendo subrayar la falacia, la sinrazón de quienes se jactan de tenerla. A corto plazo, nada cambiará, no nos llevemos a engaños; mas estoy seguro de que lo ocurrido conllevará, en un futuro, sustanciales mejoras.

2 comentarios to “En pos de una Democracia Real”

  1. Hola, Jordi.
    Lo ocurrido no cambiará sustancialmente las cosas, pero sí creo que es un aviso. Un aviso que les está diciendo que volveremos a gritar cada vez que traten de sacar el pie del tiesto. Por algo se empieza, aunque sí creo que no hay una solución a corto plazo, pues sigo pensando que la masa es irreflexiva e incluso, muchìsimas veces, también lo es el ser individual.
    Por desgracia, yo que estoy poco evolucionado, sí me atrevo a juzgar ciertos comportamientos. Me cuesta no hacerlo.

    La gente de la calle les está diciendo que trabajen para el pueblo y no para esos 200 poderosos, que sean honrados (risas) y que castiguen la especulación. No se le puede pedir a un albañil o a un bombero que establezca leyes o parámetros políticos y que le haga el trabajo al hombre de leyes.
    Nosotros pedimos que aquellos encargados de controlar la política de un país, lo hagan bien.
    Pedirle a un bombero que sea político es como pedirle a un político que sea bombero. Cada cual a lo suyo pero cumpliendo con su labor de forma honrada y honesta.

    Un abrazo, Jordi.

  2. ester Says:

    El poder nunca ha sido del pueblo, y dudo que jamás lo sea. Pero entre eso y lo que hay ahora… da que pensar. No soy optimista, tampoco creo que cambie gran cosa… la pela es la pela y ni Twitter ni la modernez cambiará las cosas que llevan fluyendo desde tiempos inmemoriales. Pero sí, tenemos derecho a quejarnos, quizás algo sí cambie?
    Pero para que cambie, para que alguno de esos “comedebaldes” (palabra baturra que no me cansaré de intentar poner de moda) se pare a dudar sobre su mal karma… las movilizaciones deberían durar muuuucho más y consolidarse. Sino serán una flor de mayo, y nunca más se supo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: