Archivo para mayo, 2011

Estúpida xenofobia

Posted in Uncategorized on 25/05/2011 by Jordi Marí

“Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado” (artículo nº13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).

“Si puedes juzgar sabio a un hombre por el color de su piel, entonces tú eres mejor hombre que yo” (Livin’ On The Edge, Aerosmith).

Los recientes comicios municipales arrojan un creciente sentimiento xenófobo entre la población española. No voy a analizar tan lamentable estadio desde una óptica política, habida cuenta de que ello excedería con creces el cometido del presente espacio. Así pues, obviaré -y no por falta de ganas- toda alusión al execrable proceder de determinados partidos que, en aras de una obtención de votos masiva, manipulan sin pudor alguno las irreflexivas mentes de no pocos ciudadanos. Que una formación política, a la que, con total independencia de su ideología, debe exigírsele unos mínimos de tolerancia, juicio y pacificación, opte por tan rastrera estrategia electoral es como para sentir vergüenza ajena.

El diccionario de la RAE define el término xenofobia como “Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros”. Odio, repugnancia y hostilidad. Ahí queda eso. De entrada, se impone necesariamente una reflexión: ¿Tiene alguno de los tres citados elementos alguna connotación positiva? ¿Pueden favorecernos a nosotros o a terceras personas en algún sentido? No. En modo alguno. Nos hallamos, pues, ante tres emociones perturbadoras de primer orden; tres emociones que, amén de atentar contra toda razón, destruyen literalmente al desgraciado sujeto que las padece. Quien suscribe actitudes xenófobas ignora u olvida la interconexión existente entre todos los seres humanos, cuales semejantes. No es posible, por lo tanto, obtener una felicidad duradera basándose en el rechazo o discriminación sistemáticos a otras personas, cualesquiera que sea su procedencia. Podríamos simplificar dicho principio bajo el siguiente enunciado: cuánto más feliz seas tú, más feliz seré yo.

Llegados aquí, fácilmente podemos convenir en los beneficiosos efectos de una actitud receptiva, integradora y respetuosa para con los demás. Merece la pena cultivar tales cualidades. Ni que sea, de entrada, desde una perspectiva estrictamente egoísta.

PS: estoy plenamente convencido de que buena parte de los votantes de formaciones xenófobas acude regularmente a misa a escuchar la Palabra de Jesús de Nazaret, quien predicó la igualdad de todos los hombres, la concordia entre los pueblos y el amor hacia el prójimo… Permitidme un chiste fácil: Perdónalos, Señor, porque no tienen ni p… idea de lo que se hacen.

En pos de una Democracia Real

Posted in Uncategorized on 22/05/2011 by Jordi Marí

Madrid en primera instancia. Luego Barcelona, Valencia, Sevilla, Santiago de Compostela, Oviedo… Todo el país. Por si ello fuese poco, a lo largo y ancho de la geografía mundial proliferan las muestras de apoyo. Maravilloso. Verlo para creerlo. Jóvenes y no tan jóvenes se han echado pacifícamente a la calle para decir ¡BASTA! Basta a un sistema que, valga la redundancia, premia sistemáticamente la codicia y la ausencia total de escrúpulos; un sistema que reduce al ser humano a la condición de mero baremo, a (nunca mejor expresado) simple moneda de cambio. Basta a la impunidad especulativa financiera, a la usura bancaria y al servilismo de los políticos para con los intereses de quiénes les pagan la fiesta electoral. Punto y final a una oligarquía en la que 200 personas acaparan el 40 % del capital mundial (sí, habéis leído bien).

Los gacetilleros de cámara de la derecha más rancia y recalcitrante española (esa que viste con ropajes –digamos- democráticos su inveterada idiosincrasia fascista) se han apresurado a deslegitimar (e insultar) a esos “perroflautas, izquierdosos y listillos aprovechados” (diario La razón) que ejemplifican la tasa de paro juvenil interna del 40% . No pretendo juzgarlos. Quién c… soy yo para juzgar a un hermano. Bastante tienen ellos con su pánico atroz a que se les acabe el momio y con su nefasto karma. Tan sólo pretendo subrayar la falacia, la sinrazón de quienes se jactan de tenerla. A corto plazo, nada cambiará, no nos llevemos a engaños; mas estoy seguro de que lo ocurrido conllevará, en un futuro, sustanciales mejoras.

Contraste de pareceres

Posted in Uncategorized on 19/05/2011 by Jordi Marí

En su excelente libro Law of Attraction, Michael J. Losier propone una sencilla a la par que eficaz práctica basada en el contraste:

-En primer lugar, seleccionaremos una parcela concreta de nuestra vida (salud, dinero, amor, trabajo, relaciones…).
-A continuación tomaremos lápiz y papel y trazaremos una línea vertical divisoria por la mitad de la hoja. En el margen izquierdo enumeraremos detalladamente (Losier aconseja un mínimo de 50 elementos) todos aquellos aspectos relativos al área elegida que, o bien nos nos gustan, o no nos satisfacen por completo.

Veámoslo seguidamente.

Supongamos que nuestro objeto de interés es el trabajo y que en nuestra lista (incluiremos tan sólo 10 elementos, a modo de ejemplo) figura lo siguiente:

1. Sueldo bajo.
2. Horario insatisfactorio.
3. Falta de compañerismo.
4. Imposibilidad de promocionar o ascender.
5. Inestabilidad laboral.
6. Desplazamiento largo al punto de trabajo.
7. Aptitudes personales limitadas por las tareas a realizar (desmotivación).
8. Jefes poco comunicativos.
9. Uniformidad obligatoria.
10. Periodo vacacional prefijado.

-Finalmente, contrastaremos dichas afirmaciones anotando en la parte derecha del folio el estadio contrario:

1. Excelente remuneración.
2. Horario concorde a mis intereses.
3. Buen ambiente de trabajo.
4. Oportunidad de promocionar.
5. Seguridad laboral.
6. Próximo al domicilio.
7. Realización profesional.
8. Superiores dialogantes y cercanos.
9. Libertad de vestimenta.
10. Libre elección del periodo vacacional.

Este ejercicio nos ayudará enormemente a definirnos en cualquier ámbito vital. Y aunque por sí mismo no conlleva, como es lógico, la materialización de nuestros deseos, conforma un preciso mapa de ruta personal a la hora de establecer prioridades o acciones a emprender o, en otro orden, de evaluar cuán cerca o lejos nos hallamos de lo pretendido.

¿No es moco de pavo, verdad?

PS: Gracias, Michael, por tan valiosa práctica.

La ciencia de la experiencia

Posted in Uncategorized on 11/05/2011 by Jordi Marí

En cierta ocasión un amigo me confesó que no creía necesario tener que coronar la cima del monte Everest para reafirmarse en que no le atrae en absoluto llevar a cabo dicha gesta. Suscribo por completo tan ingeniosa reflexión. No se trata, pues, de acumular experiencias extremas gratuitamente ni de forzarnos a nada. Sin embargo, creo que una sopesada actitud de experimentación, amén de depararnos gratas sorpresas y volvernos más receptivos, sociales y flexibles, puede ayudarnos a conocernos mejor. Harto difícil es, salvo en contadas ocasiones, pronunciarse con propiedad sobre algo sin poseer, cuanto menos, un cierto conocimiento al respecto. Por lo tanto, os animo (y me animo, en mi calidad de aprendiz) a ser abiertos de miras, a no rechazar taxativamente nada (o casi nada) sin antes haber entrado en contacto con ello o, en su defecto, haber consultado la opinión de alguien verdaderamente ducho en la materia. A resultas de ello, comprobaréis que a menudo la nocividad de un elemento no radica en el mismo, sino en el uso dado: aprender a manejar un arma de fuego, por ejemplo, no es algo intrínsecamente malo, siempre y cuando lo hagamos en un marco deportivo.

Experimentemos respetando a los demás, pues.

Mejoremos el mundo

Posted in Uncategorized on 08/05/2011 by Jordi Marí

Hay dos maneras de mejorar el mundo: 1) Confrontarse con lo erróneo o maligno de la sociedad, a fin de eliminarlo. 2) Centrarse exclusivamente en la mejora personal, lo cual, indefectiblemente, termina redundando en el beneficio colectivo. Veamos ambas someramente.

La primera, enfocada hacia lo externo, se fundamenta en acciones tales que:

– Difundir información sobre las perversiones e injusticias del sistema, con objeto de concienciar a la población.
– Fomentar el boicoteo a determinadas empresas o entidades, por considerarlas dañinas.
– Instigar a la ciudadanía a manifestarse en contra de todo abuso de poder o atropello.
– Generar estados de insumisión o rebelión.

Tan combativa actitud podría sintetizarse bajo este enunciado: ¿Qué elementos nocivos deben ser erradicados o minimizados por el bien común?

En la segunda, en cambio, se soslaya en lo posible lo externo para focalizarse en uno mismo. No se busca, pues, un enfrentamiento directo con nada ni nadie (una persona, un grupo, un gobierno, un orden financiero…); la batalla se libra en el propio interior; el enemigo a derrotar cobra las formas del ego y de la toxicidad personal. Asimismo, se evita mayormente todo juicio o valoración moral, habida cuenta de los numerosos elementos causales que pueden llevar a alguien a acometer acciones perniciosas. El foco se halla siempre en lo individual, por más que dicha actitud pueda suscitar conductas miméticas o, incluso, el aplauso general.

Podríamos formular semejante posicionamiento así: ¿En qué puedo mejorar para, en consecuencia, poder mejorar el mundo? En voz de Mahatma Gandhi: “Debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo”.

Ambas posiciones pueden producir notables mejoras sociales. Mas, hablando en términos generales, me decanto decididamente por la segunda, pues a mi entender la primera conlleva un considerable desgaste: al centrar la atención en algo dañoso con el loable fin de eliminarlo, se crea una involuntaria retroalimentación negativa. En palabras más llanas: no es posible sumergirse en un barrizal sin ponerse perdido.

Madre Teresa de Calcuta ilustró lo anterior de manera inmejorable al afirmar que, en vez de manifestarse en contra de las guerras, prefería pronunciarse a favor de la paz. Su atención no estaba puesta en algo negativo (la guerra), sino en lo positivo (la paz). Sutil y definitiva diferencia.

(Hasta otra, majetes).

Enjoy the Silence

Posted in Uncategorized on 04/05/2011 by Jordi Marí

Hete aquí dos verdades aplastantes: 1) Llevo más de una semana sin publicar nada en este blog. 2) No tengo nada nuevo que decir; y no me apetece en modo alguno escribir por el mero hecho de escribir.

Opto, pues, por guardar silencio.

Hasta la próxima, meditadores.

PS: Me siento de maravilla así.
Más PS: Subvaloro el silencio y sobrevaloro las palabras… Craso error.