El orden de los factores sí altera el producto

“La persona que eres ha conseguido lo que ha conseguido. Tus creencias y comportamientos han dado de sí hasta este punto. Si a partir de aquí deseas ir más lejos, necesitarás estimular las creencias y comportamientos que generarán ese cambio. No hay atajos”.

Raimon Samsó, Cita en la cima

 

Muchos de nosotros creemos que para poder ser o actuar de una manera determinada resulta imprescindible contar con un soporte concreto. Así, son recurrentes enunciados tales como “De tener yo dinero, sería una persona respetada”, “Si tal circunstancia se diese, me sentiría en paz”, “Cuando por fin obtenga el puesto de trabajo que tanto anhelo, tendré plena confianza y seguridad” o “Si menganita me quisiera, mi vida cobraría sentido”. Si bien no podemos negar la existencia de determinados condicionantes que pueden llegar a limitarnos severamente, escudarse en todo momento en los acontecimientos externos se me antoja una actitud harto discutible y restrictiva. 

Al respecto, una alternativa bastante más saludable consiste en invertir la recurrente ecuación Tener/Hacer/Ser (“Cuando tenga esto, haré aquello y seré así”). Ello da lugar a Ser/Hacer/Tener, o lo que es lo mismo: ¿Cómo he de ser y qué tengo que hacer para poder obtener lo que quiero?

¿No os parece indeciblemente más constructivo que esperar a que caiga el maná del cielo o –peor aún- andar por ahí maldiciendo nuestra mala suerte, cuando no a los demás? Dicha disposición mental-emocional nos deparará, con toda seguridad, muy gratos acontecimientos.

PS: ¡Ya llegan, ya llegan, ya están aquí los Reyes Magos de Oriente, qué nervioso estoy! ¡¡Hurra!!

Una respuesta to “El orden de los factores sí altera el producto”

  1. Creo, Jordi, que nos quejamos no de la situación, sino del hastío que nosotros mismos nos producimos al vernos atados a ciertos condicionantes forjados a base de hábito y que nos impiden cambiar. Nosotros somos nuestra propia cárcel.

    Espero que no te traigan muchas cosas (cosas materiales) los Reyes Magos de Oriente.
    Ese es el cáncer de esta sociedad nuestra. Comprar, comprar, comprar, comprar….y no saber SER.

    Saludos, colega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: