Rebobina, por favor

No es necesario adoptar una postura física concreta a fin de realizar la siguiente meditación: podéis estar sentados, de pie o, incluso, acostados en una cama. Añadiré además que, si bien yo no soy practicante de la misma, hay quienes la estiman de lo más beneficiosa, por lo cual he creído conveniente sacarla a colación. 

La práctica consiste, simplemente, en realizar un minucioso repaso de todo cuanto nos ha acontecido a lo largo del día, por estricto orden horario. De nuevo, nos limitaremos a contemplar las imágenes mentales, tratando de obviar todo contenido emocional o juicio de valor. 

(Ya me diréis qué os ha parecido).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: